Por primera vez en 20 años, la Adminstración de Alimentos y Medicinas, FDA, por su siglas en inglés, propone cambios importantes en los estándares de las mamografías que se realizan.

El cambio más importante es la comunicación que deba haber entre el paciente y el equipo médico.  La FDA sugiere que, por escrito, se le den al paciente los resultados de su exámen incluyendo información sobre la densidad de sus senos, un seno denso es aquel que tiene mucho tejido glandular y conectivo y no demasiado tejido graso./

Las mamografías con senos densos son más complicadas de interpretar ya que el tejido puede obscurecer señales que puedan indicar un cáncer.  Según los expertos, la densidad de los senos es además u factor de riesgo.  Mas de la mitad de mujeres mayores de 40 años tiene senos densos, según la FDA.

Otro de los cambios que se proponen es el de ampliar las categorías que se utilizan para clasificar los resultados de una mamografía, actualmente los términos que se utilizan son: negativo, benigno, probablemente benigno, sospechoso, o incompleto: se necesitan más imágenes para hacer una mejor evaluación.   La Agencia propone agregar otras categorías más como; es comprobado que es una biopsia negativa e incompleto: se necesitan comparar con mamografías anteriores, entre otras.

La mamografía continua siendo la mejor herramienta para detectar cáncer de seno.  Este es el segundo cáncer más común ente las mujeres, seguido por cáncer de la piel, y es el cáncer que más muertes causa, entre las mujeres, después del cáncer de pulmón.

La Asociación Americana de Cáncer, recomienda una mamografía anual para las mujeres de entre 45 y 54 años de edad.  Las mujeres mayores de 54 años deberían hacérsela cada dos años, y las mujeres menores de 45 años, deberían tener la opción de hacerse una mamografía.

Mirthala Salinas

Periodista