Cuando se habla del fútbol mexicano es imposible no pensar en los dos clubes mas grandes del balompié azteca, si acertó me refiero a las Águilas del América y a las Chivas Rayadas de Guadalajara, los eternos rivales, los protagonistas del SúperClásico, lo que pocos saben es cómo nació esa rivalidad a muerte entre cremas y rojiblancos.  Vámonos hasta el 8 de Mayo de 1906 año en que se fundó a Chivas, su nombre original era Unión Fútbol Club, vestían como uniforme una playera blanca, en el equipo original había jugadores extranjeros, fue en 1908 que el cuadro sufrió una gran transformación su nombre pasó a ser Guadalajara y a la playera blanca se le agregó franjas rojas emulando al Brujas de Bélgica en honor a su fundador el Belga Edgar Everaert, el Rebaño Sagrado se volvió imbatible, conquistó 12 campeonatos en las primeras dos décadas. Mientras tanto corría el 12 de Octubre de 1916 nacía en el Distrito Federal el América, sus fundadores Rafael Garza Gutiérrez y German Núñez Cortina lo bautizaron con ese nombre porque la fecha coincidió con la conmemoración de los 442 años del descubrimiento del continente americano, paradójicamente el America sólo jugaba con mexicanos.

Fue en 1926 cuando Chivas y América se enfrentaron por primera vez, la serie fue de tres partidos de los cuales los tapatios ganaron 2 y empataron 1, el primer partido oficial fue durante el campeonato de 1943-194.  En la primera ronda El Rebaño Derrotó 3 a 1 a los cremas, pero en la segunda vuelta el America arrolló a las Chivas con con un contundente 7 a 2, ese día se comenzó a gestarse la rivalidad.

Torneo tras torneo Chivas acumulaba títulos, por lo que se había convertido no solo en el Super campeón de Mexico sino también en el equipo más querido de la afición. Entre tanto en la capital del país el América fue comprado por Emilio Azcárraga Milmo dueño de lo que en ese entonces era Telesistema Mexicano, ahora Televisa, transacción que se realizó el 22 de Junio de 1959 el nuevo dueño un ávido de los negocios decidió que ellos serían todo lo opuesto al Guadalajara, si ellos eran el equipo más querido, entonces el América sería el más odiado, por lo que el entrenador de esa época Fernando Marco le envió un contundente mensaje al Chiverío, “Si ustedes son los buenos de la película, nosotros seremos los villanos; si ustedes son los modestos muchachos mexicanos, nosotros seremos los soberbios riquillos con extranjeros” Agregó también

“América no viene a Guadalajara a ganar, eso es rutina. Nosotros venimos para cambiarle el número de su teléfono de larga distancia. Así es que ya lo saben mis amigos: cada que quieran llamar a Guadalajara marquen dos cero, dos cero, dos cero o el 20-20-20. Cortesía del América“, esto debido a que le habían ganado 2 goles por cero al Rebaño.

De más decir que los duelos entre ambos equipos se tornaron cada vez más intensos.  Pero fue hasta en los años 80 donde ya se les bautizó cómo el SuperClásico, la rivalidad se vivía dentro y fuera de las canchas, las trifulcas en el terreno de juego hacían correr ríos de tinta cómo la de la Semifinal de la temporada 1982-1983 Chivas se impuso en el global 4 a 2 y la exagerada celebración de Roberto Gómez Junco encendió a los americanistas desencadenando una batalla campal que terminó con varios jugadores expulsados, pero faltaba por escribirse lo que muchos consideran el capítulo más glorioso de esta rivalidad, la gran final del torneo 1983-1984 el súper clásico se vivió en toda su efervescencia, es la única vez que se han enfrentado en esta instancia el América resultó triunfante, se impuso  3 -1 en marcador global no sólo vencía al rival de todas las horas, también acumulaba un título más en lo que ha sido su etapa más gloriosa.

Desde esos tiempos, hasta el dia de hoy no importa la posición de cada equipo en la tabla, el clásico se cuece aparte. Cuando los 22 guerreros saltan al terreno de juego y suena el silbato, para cada fanático apostado en las graderías comienza la madre de todas batallas y lo único que importa para cada hincha es que sus ángeles no olviden que en la cancha se está jugando por algo más que tres puntos, es que entre Las Chivas y el América también se juega por la historia y sobretodo por el honor.

 

Por: Ethel Colato

Periodista en Los Angeles, CA