Una estatua de madera de unos ocho metros de altura con la figura de Donald Trump fue erigida en Eslovenia, el país de origen de Melania Trump.

La estatua muestra la típica imagen del presidente su cabello medio naranja, traje azul, camisa blanca y corbata roja. Además la construcción simula a la estatua de la libertad en Nueva York, ya que tiene el brazo derecho en alto y algo que simula una corona.

La construcción fue instalada en una propiedad privada, tiene un permiso temporal y deber ser removida el 31 de Octubre. El dueño de la propiedad, Stane Supar, esta algo confuso, dice que pensó que sería un escultura, pero que resulto ser algo enorme y que sus vecinos le dicen que es una provocación.

El escultor Tomaz Schlegel, defendió su obra diciendo que es “una provocación contra el populismo del que el mundo está lleno”.

“Es la Estatua de la Libertad, que hoy nadie sabe qué representa”, dijo. “La pose es la de Superman. Puede hacer y decir lo que quiera sin consecuencias”.

“Como todos los populistas, la estatua tiene dos caras”, agregó. “Una es amable y cordial, la otra es la de un vampiro”.

Al accionarse un mecanismo, se separan los labios rojos y aparecen dientes como los de un tiburón.