Usted quizá haya escuchado que la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos tiene en sus manos una demanda legal presentada por grupos cívicos pro inmigrantes contra la administración Trump por añadir una pregunta tan simple como  ¿Es ústed o alguien en su hogar ciudadano o no? en el censo 2020. Esta pregunta, que parece tan inocente, tiene la gran posibilidad de impactar a comunidades como Los Angeles, San Francisco, Salinas, Sacramento donde se concentran grandes grupos de inmigrantes.   ¿Por qué?, Le explico, todos sabemos, o al menos sospechamos, que dado el tono con el que presidente Trump se ha referido a los inmigrantes, muchos de ellos mismos tengan miedo de proveer información relacionada al estado migratorio propio o de un ser querido, y desistan de participar.  Al no participar, uno no es contado. Cuando la totalidad de los residentes de una ciudad no es contada, el censo asume que esa localidad tiene menos residents, y a la hora de asignar y distribuir partidas presupuestarias, esas ciudades se verán perjudicadas.  Ahí no se acaba el asunto, la información del censo también se usa para crear los distritos electorales en el Congreso.  Menos población, menor representación.  Un estudio de la oficina de Análisis Legislativo de California (que apolítica) estima que debido a un conteo incompleto en el censo de 1990, California perdió casi 2 mil millones de dólares y un asiento en la Cámara de Representantes.

El Presidente y sus funcionarios niegan haber incluído esa pregunta para perjudicar a estados como California, dónde hay una gran cantidad de inmigrantes, que en su gran mayoría votan por Demócratas. Poca credibilidad tiene, quién desde su cuenta de Twitter o en sus contactos con la prensa se ha referido a los inmigrantes Hispanos como un grupo de depredadores que ha venido a invadir el país y saquear sus recursos.

Lamentablemente, más allá de la mala reputación del presidente, la Corte está hoy conformada por una mayoría Republicana y Conservadora que es sensible a las necesidades y deseos del presidente.  Por ende, no sorprendería escuchar que esa misma Corte termine dándole la razón al presidente y que el Censo 2020 contenga dicha pregunta.

Participar del Censo es una de las formas en que las comunidades expresan su presencia y últimamente, su póder político.  Para que nuestro silencio no se convierta en complicidad con las acciones de Trump, debemos participar y ser contados.  La unión hace la fuerza, y la unión es de muchos, nos hace aún más fuertes.

 



 

 

Hernán Molina es un analista politico y comentarista en radio y TV.   Hernán  es nacido y criado en Buenos Aires, Argentina.                       Residió en la Ciudad de México y vive en Los Angeles desde 1991.