En medio de un clima anti-inmigrante, el gobierno de Trump endurece el tramite para obtener residencia permanente.